Diarios de cuarentena / 14 al 18 de abril

Cuando estalla una guerra las gentes se dicen: “Esto no puede durar, es demasiado estúpido”. Y sin duda una guerra es evidentemente demasiado estúpida, pero eso no impide que dure. La estupidez insiste siempre, uno se daría cuenta de ello si uno no pensara siempre en sí mismo. Nuestros conciudadanos, a este respecto, eran como todo el mundo; pensaban en ellos mismos; dicho de otro modo, eran humanidad: no creían en las plagas. La plaga no está hecha a la medida del hombre, por lo tanto el hombre se dice que la plaga es irreal, es un mal sueño que tiene que pasar. Pero no siempre pasa, y de mal sueño en mal sueño son los hombres los que pasan…

Albert Camus, La peste

La máquina de explotación global amenaza con colapsar si está detenida por mucho tiempo. El capital, como relación social de producción, es precisamente la compulsión del dinero que debe convertirse en más dinero a cualquier precio: ya sean millones de hectáreas ardiendo por meses o millones de vidas de marginados económicos y proletarixs compelidos a volver a sus puestos de trabajo en medio de la amenaza de muerte de una pandemia.

Es una necesidad vital encontrar formas de reproducción social que estén más allá de esta socialización totalitaria.